Seminci.- La nipona 'Yureru', basada en un sueño, ahonda en la relación de dos hermanos enfrentados ante la adversidad

Más servicios

Noticia

Seminci.- La nipona 'Yureru', basada en un sueño, ahonda en la relación de dos hermanos enfrentados ante la adversidad

VALLADOLID, 25 (EUROPA PRESS)

La producción japonesa 'Yureru' ('Indecisión'), basada en un sueño de su directora, Miwa Nishikawa, profundiza en la relación de dos hermanos, Takeru y Minoru, y del enfrentamiento que protagonizan en un momento crucial y adverso en sus vidas.

La película, que compite a concurso en la Sección Oficial de la 51 edición de la Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci) y que fue presentada hoy, se centra en el personaje de Takeru, quien con desgana realiza un viaje a su localidad natal, en el centro de Japón, con motivo del primer aniversario del fallecimiento de su madre, donde se encuentra con su hermano y con su padre, persona con la que protagoniza un importante enfrentamiento.

Takeru, quien mantiene una cordial relación con su hermano Minoru, quien se encarga de las cosas de la casa en ausencia de su madre, coincide durante su viaje con una amiga de la infancia llamada Chieko, que en la actualidad trabaja a las órdenes de Minoru en la gasolinera propiedad de la familia.

Pese a su intención de regresar cuanto antes a Tokio Takeru, un fotógrafo prestigioso que trabaja en la capital, acompaña a Chieko, con quien ya mantuvo una relación en el pasado, a su casa, donde rememoran viejos recuerdos que, a su vuelta a casa, son adivinados por su hermano, que parece tener interés en la joven.

Ante la insistencia de su hermano, Takeru accede a acompañarlos al día siguiente de excursión a un paraje natural, el desfiladero, donde Chieko reconoce al joven que tenía que haberse marchado con él a Tokio. Momentos después y cuando el fotógrafo ha desaparecido tras cruzar un puente suspendido en el aire, que se ha separado de los otros dos, cruza un puente que se halla suspendido encima del abismo.

Minoru y Chieko se disponen a cruzar el puente para seguir los pasos de Takeru pero, a la mitad del camino, discuten y Minoru empuja a la joven, quien ante el pánico por la agresión retrocede hasta caer al río, muchos metros más abajo, sin que Minoru, pese a sus intentos, pueda salvarla.

Tras la muerte de la joven y ante la celebración del juicio, Takeru se encarga de que su tío, abogado, se haga cargo de la defensa de Minoru, quien finalmente reconoce ante el tribunal que la empujó aunque posteriormente quiso salvarla.

Pese a las dificultades por demostrar los hechos y tras una fuerte discusión en la cárcel entre los dos hermanos, el joven fotógrafo declara ante el tribunal que su hermano empujó a la joven al río, lo que hace que éste, finalmente, cumpla una condena de siete años de cárcel.

EL PAPEL DE LOS SUEÑOS.

Según reconoció la directora del largometraje, los sueños juegan un papel importante en sus proceso de creación aunque, añadió, su objetivo es hacer cine sin la ayuda de los sueños. Asimismo, la joven directora reconoció que durante los sueños, los sentimientos que se encuentran en su subconsciente afloran al exterior.

Son los sueños, además, los que aportan a Miwa Nishikawa las fuerzas suficientes para para poder ser directora de cine ya que, hasta que no empezó a trabajar con sus propios sueños, no se consideraba capaz de poder ejercer este trabajo.

En referencia a la propia temática de la película, Nishikawa apuntó que se centra en la figura de una familia que vive en el interior de Japón, en el medio rural, donde antiguamente la gente nacía y moría frente a las emigraciones a las grandes ciudades que protagonizan en la actualidad los jóvenes.

La contraposición entre la vida en una gran urbe como Tokio u Osaka y la que se lleva en las localidades del interior, así como los problemas de la familia protagonista, centran los dos objetivos de la producción de esta joven, que en 2003 escribió y dirigió su primera película, 'Bayas silvestres', y en 2005 dirigió el docudrama surrealista 'Mujer'.

Asimismo y en relación a Hirokazu Koreeda, cineasta japonés de quien se considera discípula, Nishikawa reconoció que la sociedad nipona está dividida en rangos que desaparecen cuando se trabaja a las órdenes de ese director, quien crea un ambiente igualitario a su alrededor.

De este modo y después de trabajar como su ayudante de dirección, en la actualidad ambos mantienen una relación laboral centrada en el intercambio de ideas y en el impulso a las obras y a los proyectos sobre los que trabajan. "No podría vivir sin él", confesó la joven directora.

Otras Noticias de Cine

Feud: Bette and Joan

Feud: Bette and Joan

Tal como explicamos en un artículo anterior, el prolífico creador televisivo Ryan...

Vuelve el mejor cine italiano a Barcelona

Vuelve el mejor cine italiano a Barcelona

Barcelona vuelve a convertirse en una plataforma privilegiada del cine italiano con la VI edición...

Stranger Things 2

Stranger Things 2

Un artículo de Mike Sanz.

Ha pasado un año de los sucesos del demogorgon...

Cartelera de Cine

Ver todos los cines