Alfred Hitchcock presenta – Del asesinato como una de las ¿bellas? artes: Cortina rasgada

Más servicios

Noticia

Alfred Hitchcock presenta – Del asesinato como una de las ¿bellas? artes: Cortina rasgada

Alfred Hitchcock presenta – Del asesinato como una de las ¿bellas? artes: Cortina rasgada

En su cine, el gran Alfred Hitchcock (grande, en todos los sentidos…) seguía ese axioma, si no inventado por él, sí generado a raíz de sus experiencias, de la conveniencia de rodar las escenas de amor como las de asesinato, y las de asesinato como escenas de amor. En el primer caso, basta con recordar la romántica escena del beso entre Ingrid Bergman y Cary Grant mientras éste habla por teléfono en Encadenados (Notorious, 1946). La secuencia, además de la lógica contigüidad física y del intercambio de efusiones y carantoñas, añade desplazamientos y roces por toda la habitación, como si de una persecución y un forcejeo se trataran. Ejemplos de su contrario abundan por todas partes en el cine del Mago del suspense. La frasecita hitchcockiana viene a aseverar que, en la línea apuntada por Rupert Cadell, el profesor de filosofía que interpreta James Stewart en La soga (Rope, 1948), ‘discípulo’ un tanto socarrón de las célebres ironías criminales de Thomas de Quincey en su Del asesinato como una de las bellas artes (1827), y a la manera de los antiguos lances de honor, un buen asesinato precisa del contacto físico directo, esto es, que el uso de armas de fuego, mucho menos en la distancia y a traición o por la espalda, flaco favor hace al verdadero sentido del asesinato en el cine del maestro, esto es, mostrar de cerca la brutalidad extrema y el comportamiento animal, instintivo, violento, egoísta, salvaje, del ser humano en determinadas circunstancias.

De ahí que, excepto puntualmente, en el cine de Hitchcock abunden los métodos de asesinato que precisan de la fuerza física, que sean las personas las que maten, que se genere ese vínculo íntimo, personal y directo entre criminal y víctima, que el brazo ejecutor sea la propia mano y no los revólveres o las balas, producto de la habilidad y no de la fuerza del propio cuerpo.

Leer más sobre Alfred Hitchcock presenta – Del asesinato como una de las ¿bellas? artes: Cortina rasgada


Otras Noticias de Cine

La Aventura

La Aventura

Una de las películas más tristes de la historia del cine no tiene muertos ni desgracias ni enfermedades....

La Falsa Medida Del Hombre (1981), De Stephen Jay Gould. Contra El Fuste Torcido De La Humanidad.

La Falsa Medida Del Hombre (1981), De Stephen Jay Gould. Contra El Fuste Torcido De La Humanidad.

"Si la miseria de nuestros pobres no es causada por las leyes de la naturaleza sino por nuestras...

Películas que te llegan al corazón

Películas que te llegan al corazón

Hola a todos,

?ltimamente he estado pensando en qu? pel?culas ver que no sean "da?inas"...

Cartelera de Cine

Ver todos los cines