‘El hombre tranquilo’: Nostalgia y amor en estado puro

Más servicios

Noticia

‘El hombre tranquilo’: Nostalgia y amor en estado puro

‘El hombre tranquilo’: Nostalgia y amor en estado puro

Pocas veces una película deja un regusto tan agradable y placentero como ‘El hombre tranquilo’ (The Quiet Man, 1952), de John Ford. Su visionado asegura al espectador un par de horas de risa entrañable y de emoción profunda, de delicada ternura y de acción trepidante, por mucho que conozca la historia sucedida en Innisfree… porque sus personajes son de una pieza y sus paisajes respiran todo el amor a una tierra y a un tiempo en que el honor era ensalzado. Sin duda, la cinta supone una inyección de nostalgia y un empujón para valorar las cosas naturales de la vida, y la banda sonora de Victor Young ya suscita, junto a la voz en off del párroco que recuerda aquel momento, sentimientos que nos transportan a una época en que la memoria de los antepasados se hacía presente y en que el amor se ganaba a puñetazos… si era necesario. La película ganó dos Oscar (mejor director y mejor fotografía en color), y obtuvo otras cinco nominaciones (película, guión, actor de reparto -Victor McLaglen, en su papel de Will Danaher-, dirección artística y sonido). Sin embargo, pasaría a la historia por ese John Wayne homérico que viajaba a su Innisfree y por esa pelirroja que respondía al nombre de Maureen O’Hara.

Sean Thornton ha vuelto a su querida Irlanda después de doce años en Estados Unidos. Su carácter tranquilo y pacífico choca ahora con el fuerte temperamento de los lugareños y especialmente con Will Danaher, cacique terrateniente del pueblo que ve cómo el intruso le arrebata la choza que fue su casa natal. Ese enfrentamiento aumenta aún más cuando ese hijo pródigo se enamora de Mary Kate, mulier fortis con mal genio y hermana de Will, negándole éste cualquier acercamiento y pretensión. Será un verdadero choque de trenes el que entonces se produzca, que no terminará hasta que uno de ellos reconozca en el otro un hombre digno del lugar y de las tradiciones gaélicas, con la dote por medio. Un largo combate a puñetazos al que asiste el espectador junto al resto de vecinos, será la última apuesta de este pueblo que vio perturbada la paz por la llegada de un hombre… que no era tan tranquilo, pues arrastraba un pesar de conciencia y una promesa de no volver a pelear por dinero (ese flash back es el único momento verdaderamente dramático de la cinta).

El caso es que John Ford consigue una película romántica en estado puro, sin necesidad de recurrir a escenas íntimas ni a diálogos sensibleros, y donde no faltan los golpes cómicos y un sano buen humor.

Leer más sobre ‘El hombre tranquilo’: Nostalgia y amor en estado puro


Otras Noticias de Cine

La Aventura

La Aventura

Una de las películas más tristes de la historia del cine no tiene muertos ni desgracias ni enfermedades....

La Falsa Medida Del Hombre (1981), De Stephen Jay Gould. Contra El Fuste Torcido De La Humanidad.

La Falsa Medida Del Hombre (1981), De Stephen Jay Gould. Contra El Fuste Torcido De La Humanidad.

"Si la miseria de nuestros pobres no es causada por las leyes de la naturaleza sino por nuestras...

Películas que te llegan al corazón

Películas que te llegan al corazón

Hola a todos,

?ltimamente he estado pensando en qu? pel?culas ver que no sean "da?inas"...

Cartelera de Cine

Ver todos los cines