Crítica de cine: 'El Hobbit: Un Viaje Inesperado'

Más servicios

Noticia

Crítica de cine: 'El Hobbit: Un Viaje Inesperado'

Crítica de cine: 'El Hobbit: Un Viaje Inesperado'

De todo menos inesperado

Nota: 7,5

Lo mejor: estar de vuelta y Richard Armitage.

Lo peor: Le sobran tres comidas, dos persecuciones y 30 minutos más que a cualquiera de El Señor de los Anillos .

El Hobbit: Un Viaje Inesperado es, ni más ni menos, la película que cabía esperar de una maniobra tan exenta de riesgo como es un segundo acercamiento de Peter Jackson a la Tierra Media. Se trata de una cinta en la que la misión introductoria a la nueva trilogía convive con la continuidad autoimpuesta hacia el inevitable referente dejando como resultado un tremendo deja vu a La Comunidad del Anillo , tanto en sus defectos como en sus virtudes, y en la que los elementos de autenticidad propia se cuentan con los dedos de las manos. Es por ello que dependerá de cada espectador el servirse de esta ventana nostálgica como argumento para adscribirse a un bando u otro en la polémica que seguro generará el filme más allá del cacareado sistema de 48 fotogramas por segundo (que desgranaremos más adelante), aunque no está de más recordar que otras sagas igual de míticas como Star Wars o Indiana Jones fueron incapaces de reproducir las mismas sensaciones y sentimientos de antaño en su regreso tardío. Pero, en una época en la que se demandan constantemente experiencias nuevas y la escasa originalidad cinematográfica se premia generosamente -vease Looper - ¿es eso suficiente?

El Hobbit es un hijo de su padre. Eso de entrada. Desde la construcción del relato; con su prólogo épico que deriva en un primer acto en Hobbiton, hasta la narrativa visual de las escenas en sí mismas, responde a la misma estrategia que efectuó Jackson en su primera incursión a la Tierra Media. Aquellos que ansíen regresar a La Comarca o Rivendell y explorar las cuevas del universo creado por Tolkien quedarán nuevamente embelesados de principio a fin, pero los que no estén dispuestos a aprenderse los nombres de dos decenas de personajes, con su raza, genealogía e historia de fondo propias, también recaerán en el mismo sopor de hace diez años. Es fácil que este respeto milimétrico al pasado no tan lejano sea uno de los argumentos más populares en contra de El Hobbit, ahora bien, que el camino esté previamente fijado no tiene por qué ser necesariamente malo cuando la llegada a la meta trae consigo su recompensa . Personalmente considero un error reprocharle a un realizador de demostrado virtuosismo que sea fiel a sí mismo, pero sí lo es que en un estudio cinematográfico predomine la ambición por encima del sentimiento artístico, ya que por mucho que compartan ambientación y personajes, El Hobbit y El Señor de los Anillos no son el mismo libro (sí, me refiero a Guillermo del Toro y a la decisión de hacer tres películas).

El tema de la magnitud de la adaptación en relación a la cantidad de hojas que tiene la novela escuece incluso desde antes de conocer que el proyecto pasaba de dos títulos a tres a la luz de la cantidad de material escrito y rodado por Jackson. El propio cineasta ha intentado explicar que, aunque la trilogía lleva por título El Hobbit, de lo que se trata en realidad es de un proyecto mucho más ambicioso que también bebe del resto de la obra de Tolkien e incluso de alguna carambola licencia propia. Y tiene que ser así porque El Hobbit , el libro, es un relato de aventuras bastante más ligero y simple que la trilogía magna. Esas intenciones se aprecian en la película a medias. Apariciones como las de Galadriel, Elrond o especialmente la de Frodo, entre otros que es mejor que descubráis por vosotros mismos, aportan esa continuidad aplastante con la secuela cinematográfica, pero también se nota que otros fragmentos han sido deliberadamente estirados para cubrir metraje.

Leer más sobre Crítica de cine: 'El Hobbit: Un Viaje Inesperado'


Otras Noticias de Cine

La Aventura

La Aventura

Una de las películas más tristes de la historia del cine no tiene muertos ni desgracias ni enfermedades....

La Falsa Medida Del Hombre (1981), De Stephen Jay Gould. Contra El Fuste Torcido De La Humanidad.

La Falsa Medida Del Hombre (1981), De Stephen Jay Gould. Contra El Fuste Torcido De La Humanidad.

"Si la miseria de nuestros pobres no es causada por las leyes de la naturaleza sino por nuestras...

Películas que te llegan al corazón

Películas que te llegan al corazón

Hola a todos,

?ltimamente he estado pensando en qu? pel?culas ver que no sean "da?inas"...

Cartelera de Cine

Ver todos los cines